Museo Nacional de la Muerte de Aguascalientes

museo de la muerte

¿Sabías que Aguascalientes es el único lugar en México que tiene un museo dedicado a la Muerte? Un Museo en el cual se plasma la historia, cultura y rituales de la muerte a través del paso del tiempo. Esto quiere decir que aquí tú puedes conocer los antiguos rituales, fiestas y tradiciones que se realizaban desde el pasado, por las diversas civilizaciones antiguas de México como los mayas, hasta llegar a la forma de rendir culto a la muerte en la actualidad.

museo nacional de la muerte de aguascalientes

Museo Nacional de la Muerte de Aguascalientes

El museo nacional de la Muerte fue fundando por la universidad autónoma de Aguascalientes, se localiza en el centro de la ciudad. El museo tiene como finalidad presentar, preservar, estudiar y mostrar la difusión de objetos relacionados al tema de la muerte en México, estos objetos pertenecieron a la colección del grabador Octavio Bajonero Gil quien los donó a la Universidad.

Actualmente el museo cuenta con más de 2000 diferentes objetos y los cuales se puede conocer a través de sus 10 diferentes salas en exhibición. Aunque cabe señalar que estas salas se encuentran categorizados en 3 grupos, las cuales te hablaremos a continuación.

Salas de Exhibición Permanente

museo de la muerte de aguascalientes mexico

Inframundo: Haciendo rehabilitación y uso de una cisterna del siglo XVIII o quizá principios del XIX que formó parte del complejo del Claustro de San Diego, se reproducen un par de tumbas regionales, como la del Ocote, Aguascalientes y las de tiro que se localizan en la región Centro-Occidente del país.

También se exhiben vasijas funerarias originales dadas en comodato por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. En estas tumbas podemos observar ciertas características distintivas de los entierros precolombinos, como son las ofrendas y las disposiciones de los cuerpos.

Visión Prehispánica: Las culturas del México antiguo eran heterogéneas, pero compartían un arraigado fervor religioso que incluía el politeísmo, el sacrificio humano y el canibalismo como parte indispensable para explicar y dar sentido al funcionamiento del universo.

Entre los habitantes del mundo prehispánico, el culto funerario ocupaba un lugar de primera importancia. Las expresiones artísticas que se conservan fueron diseñadas como ofrendas para acompañar a los muertos en la vida ultra terrena.

Mundo Novohispano: A partir de la Conquista, los evangelizadores instauraron la religión católica, prohibieron los sacrificios humanos, el canibalismo, la cremación y dieron carácter demoniaco a todos los dioses prehispánicos. En la Nueva España se impuso la creencia en un dios todopoderoso, una entidad anímica, y con ello el entierro en los pisos y atrios de las iglesias.

El destino final de los muertos dependía de la conducta en vida: el cielo para los piadosos y el infierno para los malvados. Para el siglo XVII, ante lo radical del cielo y el infierno, se difundió el purgatorio. Las almas del purgatorio y las del infierno estaban en llamas, pero las primeras imploraban el perdón y las segundas sufrían el tormento de los demonios.

Escalera helicoidal: El Recorrido a las salas restantes se hace a atravesando la bellísima escalera helicoidal dónde a través de los cristales color sangre, contemplamos la visión de la muerte en el arte de nuestros días.

México Independiente: En las últimas décadas del mundo novohispano se difundieron las ideas higienistas, promovidas por la Ilustración, que consideraban al cadáver como algo nocivo y contaminante que debía alejarse de los poblados. Después de una convivencia común con los muertos, éstos se empezaron a ver con espanto y horror.

En 1875 se inauguró el primer panteón civil. Libres de la tutela religiosa, la gente más humilde comenzó a visitar a sus difuntos en el día de muertos, los cementerios se convirtieron en el epicentro de verbenas y romerías, con excesos gastronómicos, etílicos, musicales y sexuales.

De España llegó la tradición de retratar a niños muertos en su carácter de “angelitos” y se realizaron óleos encargados por familias acomodadas. Conforme la fotografía se hizo accesible para todos los estratos sociales, los retratos reconocidos bajo el ritual de “la muerte niña” pasó a un sector más popular.

México Contemporáneo: Durante el Porfiriato convivieron sin mezclarse dos visiones de la muerte: la de Posada, que invitaba a la risa franca y predominaba en el gusto popular; y la de Julio Ruelas, que era trágica, obsesiva, morbosa y oscura, fiel a la moda europea, preferida por artistas, literatos y aristócratas.

Después de la Revolución Mexicana, llegó la reconstrucción nacional y la necesidad de buscar elementos para unirnos como país. Los artistas encontraron las raíces de “lo mexicano” en la revaloración del arte prehispánico, indígena y popular, dejando de lado las expresiones novohispanas y decimonónicas. Intelectuales y pintores construyeron la idea de que todos los mexicanos teníamos un trato preferencial con la muerte, que no causaba temor y que festejábamos su llegada. Este mito marcó la obra de la mayoría de los artistas de la época.

Salas para Exposiciones Temporales

Galería Exterior: Es un espacio para la exhibición de exposiciones temporales. Su finalidad es mostrar distintas representaciones nacionales de la muerte a través de fotografías de gran formato.

Sala Polivalente: Es un espacio de exposición temporal, cuya intención es promover artistas de todos los niveles y expresiones, para ofertar al visitante una variante temática o contextual de las artes plásticas y visuales nacionales o internacionales.

Salas de Arte Popular

Neo-prehispánica: En esta sala se muestran diversos objetos alusivos al arte funerario precolombino con representaciones de algunas deidades como Mictlantecuhtli, Cihuateotl, Xolotl, Coyolxauhqui y Coatlicue, así como una gran variedad de objetos entre los que se encuentran máscaras funerarias, perros cebados, vasijas, códices y hasta una calavera miniatura de cristal de roca.

Esta sala permite al visitante acercarse a algunas expresiones religiosas e idiosincráticas de aquellas épocas asociadas a la muerte, a través de este abanico de elementos votivos y ofertorios.

De Calaveras: La expresión cultural del mexicano mediante su artesanía es una de las más grandes e impresionantes en todo el mundo. Con la creación de miles de objetos alusivos a la muerte, nuestro país es el mayor productor de artesanías fantásticas del planeta.

Se pueden apreciar escenas de la vida cotidiana del mexicano en miniaturas y piezas de diversos tamaños y materiales; máscaras decorativas, festivas o chamanísticas; hasta cráneos o calaveras en gran variedad de materiales y de diversos tipos y formas.

Funerario y Ritual: Dentro de las expresiones de artesanía fantástica, se encuentra la imaginería religiosa del mexicano. En esta sala podremos observar de qué manera el artista mexicano recrea el credo religioso nacional pero con tintes jocosos. La fe y la burla son uno de los binomios más interesantes que el mexicano imprime a sus creaciones.

Se pueden encontrar expresiones que abarcan lo sagrado y lo herético, el chamanismo y el profundo sentido popular que existe en las creencias del mexicano.

Recorrido Virtual

¿Quieres conocer el museo sin la necesidad de salir de tu hogar? Entonces dale clic ahora mismo a la liga de abajo y conoce el museo de la muerte a través de un recorrido Virtual.

https://artsandculture.google.com/streetview/museo-nacional-de-la-muerte/ewFl_Omz6ek05A?sv_lng=-102.2955752238704&sv_lat=21.88427563909337&sv_h=-79.73550025229673&sv_p=-0.8971658978946238&sv_pid=-j96sHvciI1aYNw_gPQo9A&sv_z=2.4163420311083996

Costos y Horarios

  • Horarios: Martes a domingo de 10 a 18 h.
  • Costos de Admisión: Entrada general $20. Niños, estudiantes, maestros, adultos mayores y personas con discapacidad $10.

Dirección

Si estas de visita en Aguascalientes no puedes dudar en venir y conocer este increíble lugar y claro, la dirección postal es la siguiente: Rivero y Gutiérrez entre José María Morelos y Pavón, Zona Centro, 20000 Aguascalientes, Ags.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.